El poder medir la efectividad del marketing debería ser muy sencillo

Ser un profesional de marketing para una organización B2B es como ser el director de una gran orquestra. Estar a cargo de una estrategia de marketing, generalmente involucra llevar a cabo varias campañas en distintos canales, cada una con distintos objetivos. Pero al final del mes nos hacemos las mismas preguntas:

¿Cómo puedo extraer información real y conocimientos prácticos de todos los datos que he estado analizando y ordenando?, ¿cómo puedo demostrar el ROI?, ¿cómo voy a unir los puntos entre mis seguidores de LinkedIn, los likes de Facebook, conversiones, contenido leído, y sobre todo el crecimiento de engagement de una manera organizada que sea fácil de entender?

Todos los profesionales de marketing saben que el éxito cuantificable no es posible a menos de que se pueda probar de manera efectiva a un nivel organizacional. Proporcionando un resumen preciso o dashboards que muestren los esfuerzos de marketing no solo permiten estabilizar su posición dentro de la empresa, sino que también abre una oportunidad de un flujo de trabajo optimizado y eficiente.

La efectividad del marketing mide qué tan efectiva es una estrategia de marketing con la finalidad de alcanzar resultados positivos. El gran desafío es considerar todas las variables que puedan definir el éxito.

Al llevar a cabo campañas a través de varios canales, ya sean online u offline, el tener la habilidad de medir y reportar el éxito e las campañas de marketing en un solo lugar no solo es razonable, sino que también puede ser la diferencia entre proporcionar ROI o mantenerse en la obscuridad.

Así que una vez que se tenga toda la información en un solo lugar, ¿qué podemos hacer para asegurarnos de que estamos proporcionando lo mejor de nuestras campañas?

  • Para poder medir el impacto de la efectividad del marketing, es indispensable sentarse y planear qué es lo que se quiere seguir. La falta de una estrategia puede afectar su habilidad para comprender qué funciona para su campaña.
  • Existen varias ramas del marketing digital; el directo, el referido, el orgánico, el pagado, e-mail marketing, content marketing, etc. Utilizar dashboards y herramientas nos permite ver de manera holística la perspectiva general de cada subcategoría, así como comprender los esfuerzos de marketing de forma global. Adicionalmente podemos comparar y contrastar nuestros casos de éxito con aquellos que nos cuestan más trabajo.
  • Supervisar y medir. Una vez que todas las campañas estén en su lugar, es importante seguir todos los parámetros definidos para poder medir el ROI. Aquí, la optimización es crucial. Algunas campañas darán mejor resultados que otras en temas de conversiones, CTR, visitas a la página, etc. Lo que es importante es revisar que cada estrategia haya cumplido con sus objetivos establecidos.
  • Al final lo único que buscamos son resultados. Haga su prioridad principal el simplificar el análisis. Al utilizar las herramientas correctas para “externalizar” los comandos de Excel, podrá crear mejores conclusiones para acciones futuras dentro de sus campañas.
  • Convertir y redefinir. Todas estas practicas le pueden ayudar a crear flujos de trabajo más eficientes para medir la efectividad del marketing; pero estas no tendrán ningún sentido si no puede sacar conclusiones que se conviertan en una estrategia viable. Reunir toda la información puede ser medible de manera sencilla para probar la efectividad de una campaña dentro de cualquier compañía.

El marketing es un proceso cambiante. El problema que enfrentan la mayoría de los profesionales no es el poder definir la efectividad de una estrategia, sino que el poder o no demostrar el ROI.

shutterstock_373948909